Información 969 376 400    

LA CAJA Y EL CONTENIDO MÁGICO

Caja mágica

Desde hace mucho tiempo, observamos que hay gente infeliz por el pueblo, personas que no ven cumplidos sus sueños…

La experiencia de sus vidas

By A. Monteagudo


Lo que ocurrió esa noche durante muchos años se comentará en Green Valley, porque lo vivido por aquellas cuatro mujeres, fue una historia tan real como sus propias vidas…

De repente, todo ceso. No soplaba el viento, dejó de nevar y amanecía en el horizonte. Asomaba el sol por encima de la colina y aunque pocos, pero muy presentes los pájaros hacían sonar sus cantos. Solo quedaba un pequeño rescoldo en la estufa de leña y un pequeño olor a tierra húmeda se colaba entre las rendijas de la puerta. La luz empezaba a incidir por entre la ventana apuntando a la vieja chimenea que había en la cabaña. Sobre la mesa restos de la cena de la noche, un cuenco con algo de sopa, unos vasos con restos del vino dulce que encontraron en la alacena, y un pedazo de bizcocho que no se comieron.

Emily la más joven de las cuatro, 35 años, se inclinó y entre sueños aun y sorprendida por la quietud y el silencio abrió los ojos. Los abrió aún más, parecía que fueran a salirse de sus cuencas, se quedó pasmada sin poder decir palabra. Sacudió suavemente con el codo a Gracia que dormía a su lado en el catre, que igualmente reaccionó. Esta con uno sonido suave chisto a las otras dos, que permanecían aún dormidas en el otro catre.

Eva, Doris! –las llamaron varias veces-

Al ver que no reaccionaban, Gracia se arrimó a ellas y las sacudió fuertemente hasta que reaccionaron abriendo los ojos sorprendidas.

Mirad lo que hay en la chimenea –las dijo Gracia-

Se giraron y vieron atónitas unas cajas, que decididamente la noche anterior no estaban ahí.

Se incorporaron las cuatro rápidamente, pero ninguna se atrevía a dar el primer paso, porque no había explicación para aquel misterioso suceso. Durante la noche anterior se seguían escuchando aquellos ruidos extraños que venían del bosque, pero desaparecieron, dejaron de sonar de madrugada.

De repente, alguien golpeo la puerta.

Habéis oído, llaman a la puerta. –exclamo Eva-

Doris sentenció diciendo, no abráis, ¿Quién será?

Las cuatro permanecían atemorizadas, pero Emily alzó la voz:

-¿quién es?

-Alguien contesto-, ¡abrirnos la puerta por favor!

Gracia, una mujer valerosa y llena de arrestos, se acercó a la ventana para ver si se podía ver quien desde fuera había pedido que se le abriera. Gracia vio varias siluetas, sin acertar a ver claramente quienes eran ya que la nieve del cristal y el hielo impedían que lo viera con detalle.

Hay tres personas fuera, pero no llego a ver claramente quienes son –dijo Gracia a las otras amigas asustadas-

Ninguna quería abrir, la puerta.

Pero en el silencio, otra voz desde fuera se escuchó.

Habéis estado oyendo ruidos extraños durante algún tiempo que provenían del bosque, allá en el valle, éramos nosotros los culpables de esos sonidos. –Dijo una voz profunda y fuerte desde fuera-

Las cuatro se giraron entre si mirándose a los ojos, extrañadas por aquella afirmación.

Insistió la voz nuevamente.

Podéis abrir la puerta no os asustéis, somos los tres Magos de Oriente y queremos hablar con vosotras para contaros una historia.

Eva, casi se cae del catre cuando escuchó esas palabras, no daba crédito, hacía mucho tiempo que había dejado de ser una niña. Eva, Emily y Doris se abrazaron fuertemente, y Gracia las más valiente de las tres, abrió la puerta.

Al entornar totalmente la puerta se vieron tres figuras a contraluz, el sol proyectaba sus rayos hacia la puerta, entraron en la cabaña casi agachando la cabeza para no golpearse. Eran tres hombres de extraordinaria figura vestidos con ropas llenas de deslumbrantes adornos y su presencia imponía.

¡Que el amor y la gratitud este con vosotras! replicó uno de ellos.

Venimos de lugares remotos y extraños para vosotras, pero hemos estado trabajando en una recóndita cueva del valle, de ahí que escucharais aquellos sonidos metálicos. Somos muchas personas más y tenemos una misión.

Eva preguntó aun abrazada a las otras tres, ¿y cuál es esa misión?

Otro de los tres hombres la respondió.

Desde hace mucho tiempo, observamos que hay gente infeliz por el pueblo, personas que no ven cumplidos sus sueños y que andan a diario con sentimientos de frustración, apenados y descorazonados, apáticos deambulan por sus vidas convertidas en monotonía.

Con un hilo de voz una de ellas exclamó, ¡Si!

Y no creéis que es hora de cambiar esa actitud, -afirmó el tercero de los hombres-

Mirar en ese rincón. Os hemos dejado 3 cajas para que una de ellas, la marrón con dibujos, la abráis y cojáis lo que hay en su interior. Luego llevarlo al pueblo y repartirlo entre todos los vecinos.

-Doris dijo con rotunda afirmación- ¡yo no voy a abrir ninguna caja!

Abrirlas sin miedo, su contenido es maravilloso.

Eva cuestionó, ¿pero, ¿cómo entrasteis en la cabaña para dejarlas?, la puerta estaba cerrada.

Somos Magos –dijo el de la barba blanca-, Hacemos cosas increíbles que nadie cree.

Gracia de acerco a las cajas y tomo entre sus manos la marrón, la que el Mago la indicó. Procedió a abrirla. Eran tres cajas de madera, talladas y con dibujos de paisajes y animales.

No pesaban mucho ya que su tamaño era como el de una caja de zapatos aproximadamente. Tenían un pequeño cierre metálico con un pestillo que encajaba en una cavidad metálica, con una pulsación hacia arriba saltaba el cierre y la tapa se podían abrir. Descubrió en su interior una bolsa de tela. La tomó con las manos, al tacto parecía seda el color era morado oscuro y se cerraba con unos cordones plateados que terminaban en borlas doradas.

-Pregunto- ¿qué es esto?

Uno de los hombres, el que tenía los ojos azules como el cielo respondió, ¡es Sanabrían!

La cara de las cuatro era un poema.

El hombre explico que se trataba de un suave polvo de una piedra de la cueva que habían trabajado. –dijo- En esa cueva había un yacimiento único en el mundo de esa roca. Cuando la mueles y la conviertes en polvo, este, tiene un tacto agradable a las manos y un olor inconfundible.

-Pero Doris insistió en preguntar- ¿y para qué sirve?

Del lugar de dónde venimos –dijo otro-, ese polvo se rocía sobre la cabeza de la gente y en unos días cambia de actitud. Se convierten en personas más amables, tolerantes y sinceras. Tienen efectos mágicos.

Las cuatro mujeres incrédulas y boquiabiertas miraban a los personajes sin parpadear.

Emily pregunto efusiva- ¿y en las otras dos cajas que hay?

-Otro mago la respondió-, El contenido de las otras dos cajas no debe de ser abierto hasta que Sanabrían, haya hecho efecto en todas las personas del pueblo.

-Insistió Emily– ¿pero que es lo que hay en las cajas?

-El mismo Mago la volvió a responder-, su contenido es un tesoro secreto que debe ser guardado hasta la noche del 24 de diciembre del próximo año, nadie debe abrirlas bajo ninguna circunstancia.

-Uno de los Magos dijo- Ahora regresar al pueblo, contad los que os ha pasado, decidle a la gente que nosotros existimos y que queremos ayudaros. La gente no os creerá hasta que les rociéis con los polvos de Sanabrían, a los pocos días comprobaran que es cierto y que sus vidas cambiarán, porque ellos habrán cambiado. Id y enseñárselo a la gente.

Y así fue como en una noche mágica de aquel año en una cabaña del bosque, cuatro mujeres vivieron la experiencia increíble de su vida. Pero lo más bonito fue, cuando a las dos semanas de regresar al pueblo y hacer lo que los Magos las pidieron, vieron que ellos tenían razón.

Los vecinos de aquella hermosa y pequeña ciudad, habían empezado a cambiar en sus vidas, en sus trabajos, sonreían por las calles y todo el mundo era feliz. La palabra dada por aquel Mago de la cabaña, se había cumplido. Sanabrían funcionaba.

En un sótano del ayuntamiento, al abrigo de una pequeña estantería, quedaron guardadas las otras dos cajas, ese secreto lo guardaron las cuatro mujeres y el Alcalde qué de pequeño, había tenido la inmensa fortuna de vivir la misma experiencia, pero guardo silencio.

Lo que pasará la noche del 24 de diciembre del siguiente año, tendrá que esperar.


Please follow and like us:
error20

Impactos: 10

By Serranilla

Consultor en Social Media y Analitica SEO. Social Media y Copywriter. Autor, escritor y ponente.

Comentarios (0)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook2k
Facebook
YouTube127
YouTube
Instagram513
1
¡Hola Soy Vanesa! ¿Qué quieres saber?
Powered by