Información 969 376 400    

LA FERIA NAVIDEÑA

La feria de Green Valley

Gente, artesanía y unos desconocidos

By A. Monteagudo

La semana transcurría de distinta manera a las demás. Se celebraría la gran feria anual que por estas fechas congregaba a comerciantes muy importantes de la región. Todos los propietarios de naves de ganado cedían gustosamente sus propiedades para que se instalaran los más de cien puestos de artesanía que visitaban tan importante feria. En esa semana el pueblo podría reunir a miles de turistas y curiosos que dejarían sus monedas en comprar recuerdos y regalos para las fiestas. Leo, uno de los propietarios de la nave de ganado que surtía de carnes a parte de la comarca, sus mercados y tiendas de los pueblos adyacentes tenía todo preparado. A él este año le tocaba dar acomodo a los artesanos de cerámicas y barros. Entre todos los puestos que exponían, estas elaboradas manualidades tenían mucha aceptación.

Jamie, una bella mujer de cabellos rubios y ojos pardos amontonaba frente a su exposición a un gran número de adeptos y aficionados a sus trabajos manuales. De entre sus originales obras, como siempre por estas fechas, destacaban los nacimientos. Las figuras y decoraciones que creaba con sus manos modelando con cariño y esmero la arcilla, convertía con todo detalle a protagonistas del Belén en figuras casi con vida.

Fergye, un artesano venido del sur era quién más maestría mostraba con sus cerámicas, sobre la tarima, jarrones pintados con mucha paciencia en colores vivos y brillantes adornaban su puesto, uno de los primeros al entrar a la nave de Leo.

Enfrente de ellos Jaacob, aferrado a su negocio durante más de 40 años, heredado de su padre y antes de su abuelo, exhibía orgulloso paños, mantas, colchas y mantones, realizados con lana y algodones que importaba de un país árabe. Más hacia el centro de la nave, Virgie la mujer anciana y su marido, ilustraban sobre pequeños retazos de lienzos fabricados con fibra de papel, dibujos e ilustraciones de motivos navideños. Virgie tenía sesenta años y su marido veinte años menos, pero formaban un tándem perfecto, eran la pareja más pintoresca y querida de toda la feria. Tenían dos hijos, Francie y Agatha, que les ayudaban siempre que podían con su puesto.

El día amaneció completamente azul. En Green Valley era difícil ver días despejados debido a que por su altitud casi siempre despertaban nublados o con una espesa niebla. Todo estaba preparado para la inauguración de la feria semanal, puestos engalanados con lámparas de aceite que daban una luz tenue a sus productos, música que la pequeña orquesta local hacía sonar sus instrumentos de cuerda, a la entrada de cada nave una gran hoguera daba calor a los visitantes que paseaban y el suelo, cubierto de paja y piedra, protegían del frío y húmedo invierno.

Eran las diez de la mañana del primer día de feria que abriría durante toda la semana y Jacob, iba a dar el discurso de inauguración. Se congregaron en la zona, propietarios, artesanos y gente del pueblo y la provincia para escuchar las palabras de bienvenida del alcalde.

Ni un murmullo, el silencio era respetuoso y el gentío que parecía impaciente, ponía atención a las palabras del presentador.

“Mis queridos amigos, como cada año damos comienzo a esta feria artesanal que organizamos en Green Valley. Estamos entusiasmados con vuestra visita y os animamos a descubrir a todas las personas que han realizado el esfuerzo personal de estar con nosotros. Os invitamos a que paséis y compréis vuestros detalles y regalos navideños a los artesanos que hoy aquí muestran su bien hacer y maestría. Recordar que son fechas muy especiales y os ruego cortesía y educación para todo el mundo. Disfrutar y compartir…”

Jacob se extendió durante veinte minutos, poseía gran oratoria y el discurso que para este año escribió despertaba curiosidad.

De entre los cientos de visitantes que concurrieron al evento de este año paseaban entre sus kioscos y tenderetes, unos enigmáticos personajes a los que nadie conocía. Sus caras eran nuevas por aquellos parajes y su vestir diferente con calzado propio de otros lugares. Mostraban amplias sonrisas a todo el mundo que se les cruzaban.

Imposible pasar desapercibidos.

Please follow and like us:
error20

Impactos: 6

By Serranilla

Consultor en Social Media y Analitica SEO. Social Media y Copywriter. Autor, escritor y ponente.

Comentarios (0)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook2k
Facebook
YouTube127
YouTube
Instagram513
1
¡Hola Soy Vanesa! ¿Qué quieres saber?
Powered by